MIRADAS SOBRE SEVILLA

Visitamos la exposición acompañados de Javier Buzón, uno de los artistas que han colaborado en esta interesante muestra que pretende, y consigue, aportar una mirada distinta, más plural, más diversa de la sensibilidad de la ciudad, logrando completar un mapa más completo de ella del que habitualmente se suele mostrar.

Artistas y profesionales de la comunicación, fotografía y arquitectura, han trabajado junto a jóvenes con disfunciones motoras o intelectuales, como Down, Asperge, TEA. Son jóvenes con otras, con distintas capacidades y sensibilidades, que aportan a la muestra, a través de sus respectivas experiencias vitales, una visión más completa, más sincera, más humana, de la ciudad entendida en el sentido más amplio; sus cielos, sus habitantes, sus proyectos, sus riquezas y miserias, su arte. La aportación de estos jóvenes no está plasmada exclusivamente en las obras realizados por ellos mismos, sino también en la influencia que han logrado en los artistas y profesionales con los que han trabajado para esta idea. No había más que oír hablar al pintor Javier Buzón sobre Amparo Pérez-Elliot, joven artista con síndrome de down con la que durante un mes y medio ha trabajado en este proyecto. “He aprendido muchísimo con ella”, nos decía.

La exposición está enfocada a través de cinco grupos de trabajo: “Los cielos de Sevilla”, “Formas de amor en la ciudad” “Las 3.000 bellezas” “Mapa sonoro de Sevilla” y “La Sevilla que viene”

En Miradas sobre Sevilla exploras los cielos, con miradas muy diversas, desde el potente enfoque de Paco Broca desde los cielos, desde las alturas de Sevilla , pasando por una interpretación contemporánea, culta y bella, que Javier Buzón nos ofrece de representaciones, que a lo largo de la historia, se han hecho de moradores celestiales, que se pueden ver en edificios señeros de la ciudad, como la fachada de la catedral, el retablo de la iglesia de El Salvador o en San Luis de los Franceses, abriendo Javier Buzón así, quizás, una nueva etapa en su pintura, una nueva línea de exploración personal que, probablemente, iniciara cuando realizó el cartel de la Macarena. Y, como no, también están los cielos de Amparo Pérez-Eliot, interpretando las obras de sus compañeros Javier Buzón y Paco Broca, una interpretación en la que coexiste la fuerza, una compleja sencillez y la ternura.

Continuamos recorriendo el resto de las salas, todas ellas interesantes, si bien, personalmente, junto con la de los cielos, destacaría “Las 3.000 bellezas”, en la que, desde las emociones, pero sin olvidar la realidad puesta de manifiesto a través de fotografías, se nos muestra una cara más humana de la que estamos acostumbrados a ver a través de los medios, de las 3.000 viviendas, sobresale, especialmente, en esta sala una maravillosa foto de Pierre Gonnord a María Vargas, una foto, que, ciertamente, como nos decía Javier Buzón, desprende aromas velazqueños.

Realmente, como titulaba ABC, Miradas sobre Sevilla, la exposición que acoge hasta el 31 de julio la Fundación Valentín de Madariaga en su sede del antiguo pabellón de EE.UU. de la exposición de 1929, es una exposición desde las emociones.

Abril 2019

Galería de fotos