EL SACRI. UNA VIDA DEDICADA A LA SAETA

Hace ya sesenta y tres años que un niño de diez se subió a una silla en la actual avenida de la Constitución de Sevilla y le cantó una saeta a la Macarena. Ese fue el comienzo de una vida dedicada a este cante, la vida como saetero de José Pérez Leal, a quien posteriormente se le llamaría “El Sacri” tras desempeñar la función de sacristán en su querida parroquia del Cerro del Águila.

“El Sacri” es un ejemplo de devoción y profesionalidad. Impecable en sus formas y en su cante. Solo agua del tiempo y ayuno durante horas antes de cantar sus saetas. Recogimiento absoluto en los minutos previos.

Este año José Pérez Leal, El Sacri, nos ha hecho el honor de comenzar con nosotros su intensa Semana Santa y vísperas. Viernes de Dolores. Coloquio previo, en el que repasamos su vida, el presente y el futuro de la saeta. Compartió con nosotros algunos de los momentos más emotivos vividos durante todos estos años cantando/rezando a los pasos de numerosas cofradías, continuó la noche con una saeta cantada desde un balcón, al paso del Cristo de la Misión que se asomaba entre naranjos y como colofón privado, un emocionante Padrenuestro, un anticipo del que le canta cada Sábado de Pasión, en su templo de San Juan de la Palma, a “El Silencio Blanco”.

Tiene más de mil letras de saetas escritas en cartoncitos, acumulados durante todos estos años en los que ha cantado a la práctica totalidad de las cofradías de la Semana Santa de Sevilla. El Consejo General de Hermandades y Cofradías creo que debería hablar con “El Sacri” para que ese patrimonio, esa historia de la saeta a través de sus letras no se pierda el día de mañana.

Fue invitado a cantar en la catedral italiana de Caltanisseta. Cuenta con más de doscientos reconocimientos públicos a su arte y a su persona. Ha recibido los principales premios a los que puede aspirar un saetero: El Llamador y La Saeta de Oro y ahí continúa “El Sacri” de siempre, la persona sencilla, amable y educada que siempre ha sido y que seguirá siendo mientras viva.

Le deseamos, a quien está considerado como el saetero más puro y auténtico de la actualidad, que tenga muchas más vísperas y Semanas Santas, le deseamos que siga coronando muchas Semanas de Pasión en la Plaza de San Lorenzo cantándole en su recogida a la Soledad:


“Ay Soledad de San Lorenzo
Del cielo rico tesoro
Tú eres la Paloma Blanca
Divino broche de oro
Que cierra la Semana Santa”.

Galería de fotos