EL ROSTRO DE LA MISERICORDIA A TRAVÉS DEL ARTE

Así es como tituló Juan Parejo en Diario de Sevilla su reseña sobre ésta exposición, que se puede ver en el trascoro de la catedral de Sevilla hasta el día 23 de octubre. El canónigo delegado de patrimonio de la catedral, don Francisco Ortiz, manifestó que “Esta exposición quiere abrir las puertas de la catedral a la verdad y a la belleza que hemos acumulado durante siglos”. El comisario de la exposición, Joaquín de la Peña, afirmaba que “se ha querido plantear una reflexión personal sobre la plasmación de la misericordia en la vida de cada persona” y la archidiócesis explicaba que se ha tratado de “hacer entender al espectador como la Misericordia divina se ha manifestado a lo largo de la Historia de la Salvación mediante múltiples intervenciones”

Por su parte, el magnífico guía que nos acompañó, Emilio Rubio de Atrium Sevilla, lo que ponía de relieve era la importancia histórica artística de las piezas expuestas y la posibilidad de ver algunas de ellas por primera vez desde la cercanía, poderlas casi tocar, porque la ubicación que tienen habitualmente es en salas no visitables o poco iluminadas o están situadas a alturas que hacen poco visibles los detalles.

Queda reflejado en los párrafos anteriores que, desde distintas perspectivas, hay muchas razones para visitar esta muestra en la que puedes contemplar de cerca esculturas como la hermosa “Cieguecita” de Martínez Montañés o pinturas de Murillo, o una sobrecogedora Piedad del círculo de Quinten Massys, obras de Valdés Leal, o el espléndido Triunfo de la Eucaristía de Herrera el Mozo, hasta magníficos marfiles o piezas de orfebrería o bien redescubrir capillas, que normalmente están cerradas o mal iluminadas, como la del arzobispo Scalas, con ese maravilloso relieve renacentista en barro policromado del florentino Andrea de la Robbia.

Septiembre 2016.

Galería de fotos

Foto de ABCFotos de Florencio CostánFotos de Florencio CostánFotos de Florencio CostánFotos de Florencio CostánFoto de ABC