“LAS TERESAS” EN EL QUINTO CENTENARIO DE SU FUNDADORA

Bienvenida sea cualquier efeméride, como la que vivimos este año, si nos sirve para recordar a personas tan relevantes desde un punto de vista histórico y espiritual, como Teresa de Cepeda y Ahumada, santa Teresa de Jesús, para reeditar libros descatalogados, como el que editó la Universidad de Sevilla a María Luisa Cano Navas sobre el convento de San José del Carmen “Las Teresas” y para recuperar lugares como éste, un conjunto catalogado como “bien de interés cultural” en la categoría de “monumento” y que, durante muchos años, ha corrido un serio peligro de sobrevivir, pero que, en última instancia, ha sido salvado por la llamada “sociedad civil”, por la iniciativa privada, tan pusilánime en Sevilla, pero que, por una vez, actuó y a través de donativos conseguidos gracias a distintas iniciativas lideradas por la Asociación de Vecinos del Barrio de Santa Cruz y un grupo de personas allegadas al convento, consiguieron recaudar más de un millón de euros, una cifra que la propia comunidad de monjas carmelitas que lo habita, se negaba a pedir a las instituciones públicas, que tampoco mostraron mucho interés, teniendo en cuenta las serias dificultades económicas que sufría España en esos momentos. Recibieron un goteo de muchos pequeños donativos, algunos tan emocionantes como aquel del que dejó constancia el periódico El Mundo, cuando un vecino depositó en el torno del convento, junto a su donativo, una nota que decía “madre, mientras que cobre mi pensión, no os va a faltar una asignación mensual”.

Este convento lleva más de 400 años de silente presencia en el barrio de Santa Cruz. Una convivencia de pocas palabras, pero de mutuo respeto y cariño y que cuando alguna de las partes lo ha necesitado, la otra ha sabido responder: los vecinos recaudando fondos para evitar que el claustro se viniera abajo o los artesonados se destruyeran por las goteras o matara a alguna monja y, por su parte, el convento cediendo a los vecinos un espacio para su asociación.

Alberga este conjunto un impresionante patrimonio artístico y cultural como, varias tallas de Juan de Mesa y de “La Roldana”, pinturas de Herrera el Viejo y de Luis de Morales “El Divino”, el manuscrito del libro “Las Moradas” de Teresa de Ávila, o el original del retrato de la santa que pintó fray Juan de la Miseria, el único retratista para el que posó santa Teresa de Jesús y que tantas veces ha sido reproducido en biografías y textos sobre la fundadora de la orden carmelita.

Todo este patrimonio lo fuimos descubriendo de la mano de la historiadora del arte María Luisa Cano Navas, autora del libro “El convento de San José del Carmen, “Las Teresas”, una obra publicada por la Universidad de Sevilla, en estos momentos agotada, pero que gracias también a la efeméride citada, va a ser reeditada. Fue un privilegio visitar este lugar de la mano de la persona que quizás haya sido quien más tiempo ha dedicado al estudio de los archivos de este convento y a las obras artísticas que custodia.

Galería de fotos

Foto de Nina GarcíaFoto de Jose MolinaFoto de Nina GarcíaFoto de Nina GarcíaFoto de Nina García