RÍO EUME: AL FILO DE LO IMPOSIBLE.

Lugar

Rio Eume

Fechas

Junio 2011

Una de las actividades programadas por nuestra intrépida Asociación Albariza en su reciente viaje a Galicia fue la de realizar un descenso en kayak, desde el final de las Fragas del Eume hasta Pontedeume.
En el punto de encuentro con los monitores nos presentamos una valiente representación para afrontar el reto. Estrenando equipación de Decathlon, con nuestros escarpines, algunos neoprenos y un disimulado canguelo, comenzamos a escuchar con atención las instrucciones de dos fornidos monitores: Cómo se toman las palas, el giro de muñeca, cómo sentarse, y las características del kayak…”embarcación que es prácticamente imposible que vuelque”, decía el ingenuo monitor…no sabía con quienes estaba hablando. El presidente de la asociación, premonitorio, sentenció: “volcaremos”.
Comenzamos el precioso descenso, en un día con una luz y temperatura maravillosa en el río. La primera parte discurría por un agua color esmeralda entre una abundante vegetación y rodeados de grupos de ánades que chapoteaban a nuestro alrededor. De la parte final destacaría la entrada en la ría y el paso bajo el puente medieval de Pontedeume.
Se apreciaban distintos estilos entre los albarizos que descendían elegantemente por el río. De todos ellos, el más original, sin lugar a dudas, era el de los Fergutson, impecablemente ataviados. Iba él en la popa de la canoa, en decúbito supino pero con el cuello ligeramente erguido para poder ver y seguir la palada alegre y decidida que ella imprimía en la proa: Impresionante. Los monitores estaban boquiabiertos.
Pero no fue éste el único motivo de admiración para los monitores. Llegando al puente, tras un movimiento extraño en el kayak presidencial, se produjo lo que decían que era imposible. El presidente y su valiente esposa vuelcan espectacularmente. Los monitores no podían dar crédito a lo que veían. Una vez más quedó demostrado que no hay nada imposible para Albariza. Superamos lo que se encuentra al filo de lo imposible (ya quisieran para ellos estas experiencias los miembros del afamado programa de televisión). Pero vuelvo a la narración del acontecimiento. La grácil pareja, cuando iba a subir a la canoa, ve un brazo que se ofrece. El brazo en cuestión (del tamaño de la pata del paso de Los Panaderos) procedía del kayak de uno de los atónitos monitores. A pesar de la profundidad del agua, gracias a la agilidad de ambos, podrían haber subido sin ninguna dificultad a la embarcación, pero ni siquiera en esos momentos perdieron la compostura y aceptaron la innecesaria pero gentil ayuda, en forma de brazo pata de paso, que los subió a la embarcación en un santiamén. Una vez reembarcados continuaron el trayecto hasta el puerto digna y plácidamente empapados.
Mientras, desde el puente, los reporteros gráficos de Albariza que, en beneficio del grupo, se sacrificaron sin tomar el kayak para dejar constancia fotográfica de los acontecimientos que estaban seguros de que se iban a producir, trataban sobrecogidos de inmortalizar el momento.
Durante el vuelco surgieron dudas entre el grupo. Florencio lanzó al aire una pregunta: Si vuelca el presidente ¿Debemos volcar todos? Finalmente imperó la cordura ya que con uno que demostrara que no era imposible volcar era suficiente, tampoco había que alardear ante los sorprendidos lugareños.
Al desembarcar, pudimos comprobar que las noticias habían corrido como la pólvora: “Dos tíos han conseguido volcar un kayak en el Eume” era el comentario de un numeroso grupo que se agolpaba alrededor de la pulpeira de la plaza (Ya se sabe que con el boca a boca se desvirtúan las noticias, no eran dos tíos sino una señora y un señor) también decían “Y en el mismo grupo iban otros tíos (señora y señor, nuevamente) que han inventado un estilo de remo”. Por cierto, un estilo que está aún pendiente de ser bautizado ¿fergutsoniano? ¿decubital?
Sí señor, nuestra visita a Pontedeume ha dejado huella. Será recordada durante muchos años. Ni los más viejos del lugar recordaban tantas novedades en un solo día en la monótona vida de su río.
Albariza ha hecho historia, una vez más. Innovando con nuevas posturas en el mundo del remo y superando lo que se consideraba al filo de lo imposible.
Trause. Junio 2011.

Galería de fotos

Foto: Juan Villaronte. Distintos estilos y direcciones.Foto: Juan Villaronte. El grupo entrando en la ría